Confirman que la niña ucraniana adoptada no es adulta ni quería matar a la familia

Whatsapp Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Hace unos días circuló en varios medios la historia de Natalia Grace y sus padres adoptivos, quienes denunciaron que habían sufrido un fraude con la adopción de la niña, asegurando que se trataba “de una joven mayor de edad que quería matarlos” y no de ocho años como indicaba su acta de nacimiento.

Lo cierto de esta situación es que Natalia en realidad sí tenía ocho años cuando la adoptaron Michael y Kristine Barnett pero lo que hizo dudar a la madre de que tenía la edad, fue cuando descubrió un día que tenía la menstruación y vello púbico.

Sin embargo, tanto la menstruación precoz como el vello púbico a tan temprana edad son habituales en las féminas que sufren el trastorno displásico, condición que posee Natalia.

Los síndromes mielodisplásicos son enfermedades en las cuales la médula ósea no funciona normalmente y no se producen suficientes glóbulos rojos normales. ​Ocurren con mayor frecuencia en personas mayores, pero también pueden ocurrir en los jóvenes.

De acuerdo a medios internacionales, la familia que la adoptó sometió a Natalia Grace a una serie de pruebas diagnósticas, que evidenciaron que tenía alrededor de 11 años. Aún así, el matrimonio estaba plenamente convencido de que su hija era en realidad una persona adulta y cambiaron su edad legal a 22 años.

En el año 2013 los Barnett se mudaron a Canadá. Pero no fueron todos, ya que dejaron a su hija adoptiva ucraniana atrás. Pagaron un año de alquiler de un apartamento en Indiana, donde dejaron a la niña sola.

Fue el director del colegio el que dio la voz de alarma ante la ausencia de la niña. Según cita el periódico El Confidencial, la niña fue recogida inicialmente por unos vecinos.

De acuerdo con el diario, hace tres años, Natalia Grace Barnett abandonó la ciudad de Lafayette para reubicarse en otro condado con la familia de Cynthia y Antwon Mans, al menos hasta 2018. Fotografías en Facebook localizadas por ese medio muestran a la niña sonriendo junto a los otros dos hijos de esta pareja.

Ahora el padre adoptivo está colaborando activamente con las autoridades encargadas de investigar el caso. Ha sido él quien ha reconocido que le cambiaron la edad en 2012. Sin embargo, Kristine Barnett continuaba diciendo que Natalia es una persona adulta que quería acabar con su vida.

A pesar de las versiones emitidas por los integrantes de la familia, la Policía los acusó de dejar encerrada a la niña, Natalia Grace, a sabiendas que de que tenía una enfermedad que le impide desplazarse por sí misma. Están a la espera de una sentencia acusados de cometer negligencia infantil.

Fuente: EFE
Share.

Sobre el Autor

97 Views

Los comentarios están cerrados.