En sonados crímenes los autores fueron empleados de la casa

Whatsapp Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

A raíz del asesinato a puñaladas de Cristina García Torne a manos de su empleada doméstica, Fatín Falcón Alvino, a quien dictaron 3 meses de prisión preventiva y la pareja de esta, Juan Germán Cabrera (a) La Gaviota, que continúa prófugo; la desconfianza se ha apoderado de la sociedad dominicana.

No es la primera vez que empleados de larga data en una vivienda, muchas veces tratados como familiares por el nivel de confianza que se han granjeado, han sacado lo peor del ser humano ya sea por ambición o cualquier motivo pueril.

El crimen de García Tornel recuerda mucho al de la pareja de ancianos en el sector Gascue, Carlos Carreras y María del Carmen, quienes fueron brutalmente asesinados a puñaladas el 26 de junio de 2017 por Francisco Alberto Durán Rosario, alias Francis, quien purga una sentencia de 30 años en la Cárcel 15 de Azua.

Tragedia
Otro hecho ocurrió el 1 de mayo de 2016 cuando Milagros Ambery de Díaz, de 67 años, fue también asesinada en su residencia a manos del nacional haitiano Touloute Guerno, quien huyó a Haití y pudo ser localizado por la Policía Internacional (Interpol) que lo deportó a República Dominicana y finalmente juzgado y condenado a 30 años por el horrendo crimen.

Las autoridades señalaron en ese momento que para cometer el homicidio, Guerno aprovechó que se encontraba solo con Milagros en la casa y la mató cuando ella salió al patio, dejando su cuerpo en el baño del cuarto donde dormía.

Conmoción
En noviembre de 2012, dos ancianos y dos trabajadoras domésticas fueron salvajemente asesinadas por la sobrina de una de las víctimas que laboraban en esa residencia, ubicada en el sector Evaristo Morales.

Por el hecho fueron acusados Josefina de los Santos Valenzuela, su pareja, Julio Montero Montero y otros tres individuos.

Según la Policía Nacional, Josefina Valenzuela contó que había ido a visitar a Teresa Batista y José Vicioso para saludar a Lourdes Valenzuela, su tía y doméstica, y quien había comunicado a los matadores de un dinero que estaba en la vivienda y que podían robarse.

Al final, Teresa Batista y José Vicioso fueron asesinados junto a las empleada Josefina Suero y a la misma Lourdes Valenzuela, esta última a pesar de que había servido de enlace con los asesinos.

Las investigaciones del Ministerio Público revelaron que a Lourdes la mataron para que no los delatara y también para no repartirle parte del botín.

Fuente: Listin Diario

Share.

Sobre el Autor

64 Views

Deja una respuesta