La mayoría de los prófugos son apresados por un paso en falso

Whatsapp Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La vida del prófugo es sin duda bastante ingrata. La constante sensación de ser descubierto en cualquier momento, le quita horas de sueño a cualquiera, porque además el sentimiento de persecución viene aderezado por el de la incertidumbre.

En esta situación se encuentra Pedro Alejandro Castillo Paniagua (Quirinito) y otras 4,000 personas declaradas en rebeldía, acusadas de narcotráfico, lavado de activos, homicidios y otros delitos graves en las jurisdicciones del Gran Santo Domingo y otras provincias del país.

La mayoría de los prófugos ha sido declarada en rebeldía debido a que no se presentan a los tribunales luego de que les han impuesto medidas coercitivas distintas a la prisión preventiva, desde la entrada en vigor del Código Procesal Penal, en el año 2004.

Conforme a estadísticas de la Procuraduría General de la República, la gran cantidad de personas en rebeldía se encuentran en Higüey, un total de 503, emitidas por los Juzgados de la Instrucción y mediante fallos dados por los Tribunales de Primera Instancia y Tribunales Colegiados.

De los declarados en rebeldía, muchos no se encontraban con medidas de coerción privativa de libertad, sino con presentaciones periódicas al Tribunal, libertad bajo fianza, prisión domiciliaria, variación de medida, motivos por los que se les hacía fácil sustraerse del proceso. En cambio, otros que figuran como prófugos en la página web de la Policía Nacional, son personas perseguidas, luego de cometer los hechos delictivos que se les imputan. Entre estos casos se encuentra Rafael Villa Cartagena, quien fue acusado de ser el principal implicado en el secuestro del empresario santiagués Juan Fernando Capellán, por quien se solicitó -y se pagó- un rescate de US$1,5 millones.

Sin embargo, se informó de la supuesta muerte en Colombia del exdirigente izquierdista Villa Cartagena, a causa de un infarto cardíaco, pero aún no ha sido confirmada por las autoridades policiales que recientemente ofrecieron RD$100,000 por su captura.

Un oficial del departamento de Prófugos de la Policía dijo que las personas que logran mantenerse libres por más tiempo, en algún momento comenzarán a sentirse cómodos y terminarán bajando la guardia y cometerán errores.

Sostiene que otros serán víctimas de sus viejos hábitos y acostumbrados a las comodidades, los lujos y la buena vida, volverán a patrones de conducta.

Cárcel o tumba
Comenta que el que huye no sabe si su final será la cárcel o la tumba y que cuando hay una jauría cazando a un fugitivo, todo puede pasar.  “Hemos visto escenas de prófugos celebres cuyo destino fue sin duda tan trágico como su fama”, tal fue el caso de Pablo Escobar Gaviria, de Colombia, muerto el 2 de diciembre de 1993.

Muchos de los prófugos más buscados son capturados por un paso en falso, alejados del delito y muchas veces solos. Quienes están huyendo, llevan en sí la penitencia de su pecado, algunos huyen por días o meses, otros por años, pero sin importar el tiempo, la angustia, el temor y la sospecha, los acompañan día y noche.

 

Share.

Sobre el Autor

71 Views

Deja una respuesta