La nanomedicina se muestra eficaz para tratar los tumores de mama más agresivos

Whatsapp Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Uno de los objetivos de la oncología actual es el desarrollo de nuevos tratamientos más específicos, efectivos y con menos efectos secundarios. Para ello, la ciencia busca identificar nuevos biomarcadores que podrían convertirse en potenciales dianas terapéuticas para el desarrollo de terapias específicas.

En ese camino, la nanomedicina acaba de demostrar su eficacia en el tratamiento del cáncer de mama más agresivo. Así lo han demostrado investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid, de la Universidad de Santiago de Compostela y de la Fundación MD Anderson, que consideran que estamos ante un hito para la medicina oncológica, porque abre nuevas vías para el tratamiento de los pacientes con esta enfermedad.

Los científicos han demostrado en un estudio la efectividad de la primera “nanoterapia” basada en el uso de anticuerpos no modificados y dirigidos contra oncoproteínas intracelulares. Sus resultados se han publicado en la revista Clinical Cancer Research. Los investigadores han logrado por primera vez combinar el uso de nanovehículos (cápsulas de un tamaño microscópico capaces de introducirse en las células tumorales) con un anticuerpo terapéutico dirigido contra una proteína intracelular.

El nuevo tratamiento que han descrito en este estudio se centra en la oncoproteína “Gasdermina-B” (GSDMB), ya que los estudios previos llevados a cabo por el grupo de la Universidad Autónoma habían comprobado que esta molécula promueve un comportamiento agresivo y la resistencia a tratamientos oncológicos estándar en tumores de mama.

“Uno de los objetivos de nuestro grupo de investigación consiste precisamente en el diseño de terapias específicas que permitan revertir la resistencia a fármacos y reducir el fallo terapéutico que tienen los pacientes oncológicos”, explica Gema Moreno-Bueno, directora del equipo de investigadores de la UAM.

El equipo de investigadores ha desarrollado un anticuerpo específico contra dicha oncoproteína. Ese anticuerpo, unido a las nanopartículas diseñadas por el equipo que dirige María José Alonso en la Universidad de Santiago, fue capaz de introducirse en las células tumorales para reducir eficazmente el tamaño tumoral y la metástasis en diversos modelos preclínicos, sin toxicidad aparente en los tejidos sanos.

“Los resultados confirman por primera vez el papel de GSDMB como una nueva diana terapéutica en cáncer y amplían el uso de la nanomedicina en el tratamiento del cáncer”, asegura Ángela Molina-Crespo, investigadora de la Autónoma y primera autora del trabajo.

Fuente: 20 minutos

Share.

Sobre el Autor

140 Views

Los comentarios están cerrados.