Por qué se vio tan oscuro el último episodio de “Game of Thrones”

Whatsapp Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +
Un análisis sobre las fallas técnicas que podrían haber afectado la definición de los colores durante la trasmisión

El último episodio de Game of Thrones donde se enfrentaron los Stark y Targaryen contra el Rey de la Noche y los Caminantes Blancos fue, para muchos, una desilusión. No por lo que ocurrió, por el guión o la puesta en escena sino porque, por momentos, los espectadores no pudieron ver las imágenes con claridad. 

Hubo momentos épicos de “La noche larga”, tal como se llamó ese episodio, que quedaron encubiertos entre sombras. De a ratos los personajes resultaban indistinguibles, se fusionaban con el entorno totalmente oscuro y apenas se podía adivinar lo que estaba ocurriendo en pantalla.

Según explicó el director de fotografía de Game of Thrones, hubo una decisión estética de grabar en un entorno oscuro, porque el caos y oscuridad hacían a la cuestión.

Pero más allá de eso, parece que hubo algunos problemas técnicos que no permitieron apreciar la estética planteada. Es decir que algunas cuestiones impidieron ver con precisión la variación de tonalidades de grises y negros tal como estaba planteado.

Por momentos resultaba difícil distinguir los contornos de las figuras

Por momentos resultaba difícil distinguir los contornos de las figuras

Seguramente el episodio se grabó usando la última tecnología y la copia maestra tenía imágenes con colores nítidos y las precisiones deseadas. Pero el resultado final no llegó así a la pantalla de los espectadores.

Ocurre que a la hora de hacer streaming es necesario comprimir el video mediante un códec de compresión. De otro modo no se lograría transmitir la información por la web, salvo que se contara con una conexión híper veloz capaz de transmitir 200 megas por segundo. Como eso hoy en día no es viable, se debe comprimir el video.

El códec es un sistema que, a partir de hardware o software (o una combinación de ambos), es capaz de codificar o decodificar una señal o flujo de datos digitales. La mayoría de los códecs provocan pérdidas de información cuando reducen el tamaño del contenido.

Estas pérdidas de información pueden impactar en el color y el brillo. Si la imagen es muy oscura, como ocurrió en el último episodio, es posible que la variación de tonalidades no puedan reflejarse con precisión.

La mayoría de los códecs provocan pérdidas de información cuando reducen el tamaño del contenido y es posible que esto haya impactado en la calidad de la imagen

La mayoría de los códecs provocan pérdidas de información cuando reducen el tamaño del contenido y es posible que esto haya impactado en la calidad de la imagen

Ocurre lo que se llama banding o bandeado de color que, en lugar de mostrar transiciones naturales entre las distintas tonalidades, genera bandas de cambios bruscos entre tonos del mismo color. Como conclusión: se ven imágenes con falta de nitidez y, en el caso particular, se visualizaron manchas oscuras sin definiciones ni contornos precisos.

Sin embargo este problema de compresión podría resolverse o al menos mejorarse si se optimiza el ancho de banda. Según analiza Devin Coldeway, en una nota publicada en TechCrunch, “aumentar el ancho de banda del flujo es costoso, ya que se está enviando a decenas de millones de personas: un aumento de la tasa de bits lo suficientemente grande como para cambiar la calidad también aumentaría enormemente los costos de sus datos”. Y añadió que, de haberlo hecho, esto podría generar errores en la reproducción.

“Incluso es posible que HBO redujera la tasa de bits debido a las limitaciones de la red: Game of Thrones realmente está desafiando los límites de la distribución digital”, concluyó.

Fuente: Infobae

Share.

Sobre el Autor

242 Views

Los comentarios están cerrados.