29 C
Santo Domingo
sábado, marzo 2, 2024
spot_img
InicioSaludUn riñón nuevo, una vida nueva: La historia de Jesús

Un riñón nuevo, una vida nueva: La historia de Jesús

spot_img

Se estima que en República Dominicana cada año 2,500 personas se suman a la lista de espera de un riñón que les permita retomar su estilo de vida, e incluso su supervivencia. Se estima que en 2022 solo se realizaron 61 trasplantes de este órgano¹, lo que puede ser desalentador para muchos pacientes.

Esta situación se replica también en diferentes países de Latinoamérica, afortunadamente, hoy en día existen programas que permiten agilizar estos procedimientos y salvar vidas. Este fue el caso de Jesús Maradiaga y Teresa Barahona, marido y mujer, quienes son originarios de El Salvador y ahora viven en Massachusetts, Estados Unidos.

En 2018, Jesús comenzó a sentir dolor en su rodilla derecha. Como el dolor continuaba, decidió buscar una opinión médica en El Salvador. Jesús estaba preparado para someterse a una cirugía de rodilla, pero en cambio recibió un diagnóstico que no esperaba: enfermedad renal.

Tras el diagnóstico, Jesús y Teresa trataron primero de entender su enfermedad. A continuación, buscaron opciones de tratamiento en El Salvador y en el extranjero. Tras su investigación, decidieron que la mejor opción para él era Massachusetts General Hospital, en Boston, Estados Unidos.

El comienzo de la enfermedad renal

Jesús Maradiaga, ávido jugador de fútbol en El Salvador, su país natal, sintió un dolor inusual en la rodilla durante un partido amistoso. Como el dolor persistía, decidió hacer una consulta con su médico de atención primaria. Cuando su médico observó otros indicadores de una posible enfermedad incluyendo cambios en los ojos y la piel, Jesús fue enviado inmediatamente a hacerse un análisis de sangre.

Al revisar los resultados, el médico le informó a Jesús que tendría que someterse urgentemente a un tratamiento de diálisis. Pronto le diagnosticaron insuficiencia renal.

«El diagnóstico me dejó en estado de shock. No parecía real, ya que no tenía ningún otro síntoma,” dice Jesús. Otros síntomas de la enfermedad renal pueden ser fatiga, dificultad para respirar y náuseas.

Poco después de su primera cita, el equipo de nefrología de Mass General confirmó que padecía insuficiencia renal y recomendó un tratamiento de diálisis a largo plazo. Jesús recuerda que fue muy duro oír la noticia, pero se comprometió a seguir el tratamiento de diálisis en el futuro inmediato.

Como hispanohablante nativo, Mass General se aseguró que un intérprete médico del Servicio de Intérpretes Médicos de Mass General estuviera disponible y presente durante todas las visitas y procedimientos.

La esperanza de un trasplante

Jesús se sometió a tratamiento de diálisis durante aproximadamente dos años, durante los cuales recuerda sentirse débil y aletargado. Fue la idea de un posible trasplante lo que lo mantuvo motivado y esperanzado hacia al futuro. El equipo de trasplantes de Mass General le informó que la donación en vida es la mejor forma de recibir un nuevo órgano. Aunque numerosos amigos y familiares se ofrecieron como voluntarios para ser examinados como posibles donantes vivos, ninguno lo consiguió.

«El mayor obstáculo es encontrar a una persona que pueda donar,” afirma Nahel Elias, MD director quirúrgico de trasplantes de riñón de Mass General y cirujano del trasplante de Jesús. “Encontrar la compatibilidad perfecta no es el problema; es encontrar a una persona que esté lo suficientemente sana para donar.” Para todos los pacientes que, como Jesús, padecen una enfermedad renal, el Dr. Elias afirma que la donación en vida es la opción de tratamiento preferida frente a la diálisis y la donación por fallecimiento, ya que el órgano es más sostenible.

Al principio, la familia no tuvo en cuenta a Teresa, ya que tenía un grupo sanguíneo diferente. Sin embargo, su determinación para ayudar a su marido los llevó a buscarla como posible donante.

“Desde el principio del diagnóstico de Jesús, me comprometí plenamente a donarle mi riñón. Verlo pasar por la diálisis no hizo más que reforzar mi decisión y el impacto que tendría mi donación de riñón. Ni siquiera lo pensé dos veces,” dice Teresa.

Para participar en un intercambio de riñones, Teresa tuvo que confirmar primero que cumplía los requisitos para ser donante, lo que implicó varias rondas de pruebas exhaustivas, análisis de sangre y reuniones con un trabajador social defensor del donante vivo. Al final, se consideró que estaba sana y se aprobó su donación; sin embargo, era incompatible con Jesús. El equipo de trasplantes de riñón de Mass General recomendó que participaran en un intercambio de riñones emparejados.

“El concepto más erróneo sobre la donación en vida es que hay que ser perfectamente compatible con el receptor,” afirma el Dr. Elias. «En realidad, no hay que ser perfectamente compatible, solo estar sano”.

Mass General los inscribió en la lista de espera del Programa de Intercambio de Riñones Emparejados de UNOS, que trabaja para acelerar los trasplantes en pacientes con anticuerpos del grupo sanguíneo u otras incompatibilidades con sus posibles donantes vivos. A través de este programa, Teresa donó su riñón a un receptor desconocido, mientras que Jesús recibió un riñón de un donante desconocido como parte de un intercambio.

En cuanto a Jesús, la esperanza que lo había motivado durante dos años se hacía realidad.

La experiencia del trasplante en Mass General

Las cirugías de Jesús y Teresa estaban programadas para el mismo día en junio de 2020, una fecha que coincidió con el pico de la pandemia de COVID-19. Debido a la pandemia, se tomaron medidas adicionales antes de la cirugía para garantizar su seguridad y bienestar.

  • Tanto Teresa como Jesús se sometieron a una prueba de COVID-19 antes de la cirugía.
  • El hospital tomó precauciones adicionales de seguridad en los espacios, como la limpieza vigilante de las superficies de contacto común, y entre el personal, como la realización de pruebas diarias.

«Me sentí extremadamente seguro durante todas las visitas y la cirugía. La desinfección, las limpiezas a fondo, el distanciamiento físico y las mascarillas desechables fueron algunas de las medidas que recuerdo de mi experiencia,” dice Jesús.

Tras la cirugía, Jesús recuerda haber sentido un dolor leve alrededor de la zona de la incisión y una gratitud importante. Tanto Jesús como Teresa fueron dados de alta de Mass General pocos días después de sus operaciones.

«Muchos pacientes, tanto los donantes como los receptores, preguntan sobre las restricciones después de la cirugía,” dice Leigh Anne Dageforde, MD, MPH, cirujano del donante. «No hay demasiadas restricciones en sus actividades a largo plazo. En general, recomiendo de seis a ocho semanas sin levantar objetos pesados. Para los donantes, la recuperación es más fácil.

Por ejemplo, suelen poder conducir una semana después de donar.” Otras recomendaciones para la recuperación son mantenerse hidratado y dar tiempo al cuerpo para recuperarse de la operación. Tanto a los donantes como a los receptores se les anima a caminar incluso la noche de la cirugía.

Nueva vida tras la cirugía

Aunque muchos receptores de órganos donados, sobre todo riñones, suelen sobrevivir a su nuevo órgano, el Dr. Elias afirma que el caso de Jesús y Teresa representa la opción de tratamiento ideal para la enfermedad renal. «La donación en vida tiene mejores resultados en general. Hay menos complicaciones y los resultados son más duraderos,” afirma el Dr. Elias.

Desde la cirugía, Jesús nunca se ha sentido mejor, sus niveles de energía han vuelto a la normalidad y ha retomado su vida habitual. Algunos de sus seguimientos postoperatorios incluyen análisis de sangre semanales y visitas virtuales con su equipo de cuidados de Mass General. Teresa informa una recuperación similar, con vuelta a la vida normal poco después de haber sido de alta.

«Cuando miro atrás, me doy cuenta que ha sido una de las mejores experiencias médicas de mi vida. Estoy muy agradecido con mi esposa y con todo el equipo médico de Mass General,” afirma Jesús. Para Teresa, la experiencia de poder donar su riñón a su marido y ayudar a otra persona necesitada a través del programa de intercambio de riñones emparejados ha sido muy gratificante.

¹ Instituto Nacional de Coordinación de Trasplante (INCORT)

Acerca de Mass General Brigham

Mass General Brigham es un sistema de atención médica que reúne a las mejores mentes en medicina para mejorar la vida de pacientes de todo el mundo. El sistema se conforma por 16 institutos miembros, entre ellos 5 hospitales clasificados entre los mejores a nivel nacional por US News & World Report: Massachusetts General Hospital, Brigham and Women’s Hospital, Mass Eye and Ear, McLean Hospital y Spaulding Rehabilitation. Además, tienen centros de atención comunitarios y especializados, planes de seguro médico, redes de médicos, atención domiciliaria y servicios de atención a largo plazo.

Mass General Brigham es una organización sin fines de lucro comprometida con la atención al paciente, la enseñanza y la investigación. Con un presupuesto anual de casi 2 billones de dólares, el programa de investigación de Mass General Brigham es uno de los más grandes en E.E. U.U., y financia más de 2,700 ensayos clínicos. Además, Mass General Brigham tiene una de las principales organizaciones de investigación biomédica del país con varios hospitales de enseñanza afiliados a la Facultad de Medicina de Harvard.

Para obtener más información sobre Mass General Brigham, visite massgeneralbrigham.org/international

spot_img
ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Publicidad COOPNAMA-
- Publicidad Propeep-spot_img
- Publicidad- Departamento Aeroportuario-
- Publicidad-spot_img

Nuestras Redes Sociales

El Clima

Santo Domingo
nubes dispersas
29 ° C
30 °
27.8 °
65 %
3.1kmh
40 %
Sáb
32 °
Dom
32 °
Lun
28 °
Mar
31 °
Mié
30 °

Últimas Noticias